Archivo de Publicaciones

Defendamos Nuestros Valores

2 Timoteo 3:1.-5 3 También debes saber esto: que en los postreros días vendrán tiempos peligrosos. Porque habrá hombres amadores de sí mismos, avaros, vanagloriosos, soberbios, blasfemos, desobedientes a los padres, ingratos, impíos, sin afecto natural, implacables, calumniadores, intemperantes, crueles, aborrecedores de lo bueno, traidores, impetuosos, infatuados, amadores de los deleites más que de Dios, que tendrán apariencia de piedad, pero negarán la eficacia de ella; a éstos evita.

La Biblia nos advierte sobre lo que estamos viviendo en nuestros días. Como nunca antes, estos pecados se han generalizado en nuestra sociedad. Impetuosamente se ha dado paso a las verdades a medias y al relativismo moral propio del humanismo secular que ha atacado la cosmovisión bíblica en todas las áreas del comportamiento humano.

Desde la antigüedad, la sexualidad ha estado ligada a un consenso moral más allá del cristianismo, ya que las sociedades sanas han considerado que conductas como el asesinato, el adulterio, la homosexualidad o la pedofilia no eran correctas. Pero eso cambia con el humanismo secular, para el cual la moralidad sexual es relativa. Esta clase de humanismo es muy seductor, pues niega verdades absolutas y ofrece aparente libertad, desconociendo la esclavitud que se oculta detrás del pecado. (Romanos 6:15-16)

El humanismo secular no es una religión, pero tiene gran influencia en el mundo occidental; en las legislaciones de los países, en la educación, en el concepto de familia, en la cultura y en todos sus contenidos. Esta influencia es evidente en los medios de comunicación. Se muestra en los dibujos animados, en las películas para jóvenes y adultos, y por supuesto, en los noticieros de cada día.

Es bueno saber que el 80% del material disponible en los medios en el mundo occidental pertenecen a tan solo 8 compañías, es decir, que éstas influyen poderosamente en la opinión de la gente. Por eso es que el humanismo secular es tan peligroso.

Desde hace décadas esta clase de humanismo ha querido apoderarse de la educación, no para que se sepa más sobre ciencia o arte, sino para dar lugar al egocentrismo y al libertinaje sexual adoctrinando a los niños desde sus primeros años .

En el entorno de nuestra sociedad,  hay personas que llevan la agenda de la cultura desde las riendas del humanismo secular, aún desde el mismo ministerio de Educación. La cosa no sería tan seria si solo afectara a la ministra y a su pareja, pero la tragedia es que quieran imponer su desviado comportamiento a la fuerza en las instituciones educativas y que además pretendan que los padres estemos obligados a soportarlo.

Hermanos, sembremos los principios y valores bíblicos en nuestras familias y mostremos nuestra inconformidad, de manera respetuosa, pero firme.

Servidor en Cristo,

Ricardo Castillo
Pastor Presidente ICCC

Conferencia “Retomando el camino”

Haz click para ver la 3a. sesión