Archivo de Publicaciones

La Oración

Es instrumento de Dios para perdonar

Job 42:10 NVI  Después de haber orado Job por sus amigos, el SEÑOR lo hizo prosperar de nuevo y le dio dos veces más de lo que antes tenía.

Una manera de cómo manifestamos perdón o perdonamos a alguien es orando por él. Es más, la oración es un instrumento muy útil para ayudarnos a hacerlo. Cuando oras por otra persona bendiciéndola aunque al principio no quieras, y en tu oración declaras que la perdonas, algo sobrenatural sucede, el poder del perdón fluye hasta tu corazón para empezar a perdonar de verdad. Es un proceso dependiendo de la herida y este será más largo o más corto, pero lo cierto es que debemos perdonar por el bien de nosotros mismos.

La cita nos anima a seguir el ejemplo de Job, que una vez oro por ellos, y creo que dentro de la oración había perdón, la bendición vino sobre él, bendición económica pero principalmente espiritual. Dice Job en Job 42:5 RV1960  ”De oídas te había oído; Mas ahora mis ojos te ven.” La mayor bendición de hacer este tipo de oraciones es que se abre nuestro corazón para conocer más profundamente a Dios.

En este día quiero animarte a que si hay algún resentimiento contra alguien empiezas a elevar una oración donde declaras, aunque no sientas, que perdonas a esa persona. Piensa en ti, y lo bendecido que serás y en la bendición que serás también.

Oración: Señor Jesús perdono a _____________ por lo que me hizo y lo bendigo en el Nombre de Jesús Amén.

Franklin Kligman
Pastor ICCC Neiva

Conexión Cuadrangular 2014

Samuel Rodríguez

Conferencista Principal de la Conexión Cuadrangular en Dallas, es el Presidente de la Conferencia Nacional de Líderes Hispanos Cristianos en Estados Unidos y una voz cristiana en el Capitolio sobre cuestiones de inmigración y justicia social. Él co-pastorea New Season Cristian Worship Center en Sacramento, California, donde vive con su familia.

Samuel Rodríguez fue llamado a los pies de Jesús por medio del ministerio de Jack Hayford. Durante su participación en la Conexión, manifestó:

“Nuestra fe no puede ser como cualquier clase de fe. Debe ser transparente, transformadora, inagotable, una fe que va tras lo imposible.

Como en la creación, Dios siempre empieza dando luz en medio de la oscuridad, el pecado, la pobreza, el materialismo, el odio y la corrupción. En medio de todo ello, somos la luz del mundo (Mateo 5:14).

La gente de Dios debe multiplicarse. No somos solo gente con buenas ideas pero anticuadas y con valores retrógrados. Somos gente de la palabra, la sal y la luz de la tierra. Somos los adoradores de Dios que van a cambiar al mundo.

Por sobre todo somos nacidos de nuevo, no de la misma raza, pero seguidores de Cristo que deben superar el temor y la apatía. La complacencia del mundo hoy atrofia la moralidad y el dominio propio que debemos tener como la iglesia de Dios.

“Hispano” significa que por nuestra pasión y compromiso traemos pánico al reino de las tinieblas. No ocultemos nuestra luz.

En Pakistán prediqué en medio de gente muy difícil, incrédula y violenta; sentí mucho temor. Creí no poder hacerlo, pero oré a Dios por fortaleza espiritual y les hablé solo el evangelio de Jesucristo. La multitud fue conmovida y empecé a reprender el temor y la atadura que este causaba en la gente.  Ese día hasta la gente religiosa fue tocada.

Un hombre de 80 años que nació ciego recibió la vista. Eso conmocionó a los asistentes. Aún hay poder en el nombre de Jesucristo y si quitamos el temor, el poder de Dios se manifestará.

No puede haber un cristiano acomodado sirviendo a Jesús, las diferencias no están en lo que comemos en cada lugar del mundo, sino en la alabanza y fe de quienes creen en Él y lo siguen. No escondas la luz que hay en ti. Remueve lo que sea necesario en tu vida para que la luz brille. Nuestro Dios hoy está remplazando las tinieblas por la luz.

Declara que vas a salir de tu tumba para hacer brillar Su luz a los demás.

El tío Sam o cualquier gobierno nunca será el padre. Solo Dios es tu padre y a Él siempre puedes acudir.

Vamos a multiplicarnos más allá de los límites. Esta es la hora de la multiplicación de la Iglesia Cuadrangular”.