Archivo de Publicaciones

Celebremos juntos la navidad

Navidad es el anuncio de las buenas nuevas: Dios se hizo hombre; Jesús tomó forma humana de manera milagrosa.

En estos días, gran parte del mundo recuerda el nacimiento de Cristo como un hecho real, tan cierto, que las Sagradas Escrituras enseñan que:

Los pastores lo celebraron con gozo “vinieron a verle y le adoraron”.

Los magos lo recibieron con gozo “vinieron a verle, le ofrecieron regalos y le adoraron”, Oro, Incienso, Mirra: regalos que Identifican los oficios de Jesús: como Sacerdote, Profeta y Rey.

Los ángeles lo declararon con gozo “vinieron en la tierra a dar noticias de él y le adoraron”

Jesucristo es el Señor de la navidad, también nosotros nos debemos arrodillar delante del Señor como lo hicieron los pastores, los magos y los ángeles del cielo.

Al estudiar la Biblia notamos que la Navidad es más que un evento para recordar en una fecha específica; de hecho, podemos celebrar navidad en cualquier tiempo.

La navidad no se limita a intercambiar regalos y compartir comidas. No es un asunto de adornos, arbolitos, pesebres, Santa Claus y luces multicolores; se trata de la deidad de Cristo, de la salvación de la humanidad provista por Dios, por medio del Mesías. Esta verdad, ha sido frecuentemente remplazada con ajenas tradiciones y con fines comerciales.

Navidad es una oportunidad para dar a conocer a Cristo y para que los que nos rodean puedan entregarle su vida a Él. La navidad tiene como propósito mostrar el amor de Dios que llega hasta la persona más marginada de la sociedad.

¡Gloria a Cristo el Señor! Porque aunque no se sabe la fecha exacta de su nacimiento; podemos, de acuerdo a la Biblia, anunciar la buena noticia de que ha nacido un Salvador que trae alegría y paz sin condenar a nadie.

En esta nochebuena, usted que es cristiano, aproveche las reuniones familiares de los vecinos y amigos para anunciar con verdadero espíritu navideño: el nacimiento de Jesús el Salvador.

La verdadera navidad es gozo como resultado de una relación profunda con “Emmanuel: Dios con nosotros”. ¡Solo en Jesucristo podemos hallar paz, descanso y esperanza en esta Navidad!

Feliz navidad 2014 y próspero año 2015.

Ricardo Castillo P.
Pastor Presidente ICCC

Debemos estar preparados

Los acontecimientos de los últimos tiempos evidencian su cumplimiento en la palabra de Dios disponible para todos quienes deseen recibir esta riqueza, sin que nadie más pretenda revelar lo que Dios ya ha revelado y a lo que no se le puede añadir más ni quitar; pero mucho más de la importancia que tenga todo lo que sucede en el mundo afligido por las guerras intestinas desangrantes e inoficiosas, los desastres ocasionados por la mano depredadora del hombre, los enfrentamientos, las divisiones y luchas por la supremacía del ego, todo este caos, a cambio del irremplazable e insustituible encuentro real, vivificante, enriquecedor, edificante con el dueño de la historia del mundo, del universo y de todo cuanto existe, es el encuentro con el Único Dios inmanente y trascendente, es quien doblegará en su tiempo toda soberbia, altivez, presunción y ceguera espiritual, para que toda rodilla en el cielo, en la tierra y por debajo de la tierra reconozca que Jesús es el Señor, el único quien puede perdonar, sanar, liberar y dar plenitud de gozo, paz y horizontes claros a los ojos que han dejado caer las vendas de ceguera espiritual. A su lado no hay ocasión para el protagonismo, para la manipulación a otros en busca de suplir intereses personales; o el surgimiento de planes en CONTRAVIA de la voluntad de Dios; es el tiempo, es el tiempo de abrir los ojos a Su luz y verdad que guía a reconocer los efectos de lo intransigente, de lo vano, de lo superficial, de lo inapropiado en lo moral y ético según Dios, para que cada vida se presente ante el único que puede salvar con su perdón, sanar y liberar de toda aflicción porque,El, nuestro Dios venció en la cruz a nuestro favor, en beneficio de la humanidad creyente en Cristo y su obra de cruz, la muerte espiritual, el pecado y las fuerzas de las tinieblas. Es creerle a Dios sin religiosidad ni LEGALISMOS, sin piedades engañosas; es creer en su fidelidad y misericordias de todos los días, en Su gracia; sin sus provisiones no podemos vivir en la presencia del único Dios vivo y verdadero; porque Él quiere que sus hijos vivamos conforme a su voluntad que es buena, agradable y perfecta y sus creados lleguen a conocer Su luz y verdad para salir de las tinieblas a Su luz admirable.


Iván Ferro B.
Pastor ICCC Suba