Categorías

Archivo de Publicaciones

El poder de la oración

Al ver el trailer de “ Cuarto de Guerra”  la película cristiana  recientemente estrenada, recordé las contundentes palabras  de Jesus: “Si permanecéis en mí y mis palabras permanecen en vosotros pedid todo lo que queráis y os será hecho”. Juan 15:7

Sentí emoción mientras recordaba que la oración es propia de aquellos que reconocemos en Dios al creador y sustentador del universo y que hemos llegado a reconocerlo como “Padre eterno y príncipe de Paz”. Ella brota espontáneamente en aquellos que permanecemos en Jesús, eso es  algo natural en las almas que mantenemos una sincera comunión con El.

Como la hoja y el fruto brotan de la rama de la vid, sin hacer mayor esfuerzo, porque están unidos al tallo, así también la oración brota, florece y fructifica en las almas que permanecemos en Cristo. Las estrellas brillan porque es natural en ellas, ellas no dicen: es hora de dedicarnos a brillar. De igual forma quienes tenemos una auténtica relación con El Señor, es natural que tengamos una vida de constante oración.

En Jeremías 33:3 el profeta nos trasmite una tremenda promesa de parte de Dios: “Clama a mí y yo te responderé, y te enseñaré cosas grandes y ocultas que tú no conoces”

No hay duda que la oración es una herramienta poderosa para desatar el poder de Dios sobre la tierra, pero ella requiere de diligencia y fe.

Gente insignificante como nosotros podemos hablar con Dios y recibir revelación celestial sobre asuntos que van más allá del conocimiento humano. Mediante la intervención divina,  ejercemos una influencia que puede, como en los días de la iglesia apostólica, perturbar  al mundo. Sin  embargo, es posible que nuestra oración sea escuchada y la respuesta no sea todo lo que deseamos, porque la providencia de Dios no se va a alterar ni por un instante. Las hojas no caerán del árbol antes de tiempo, ni las estrellas desviarán su curso, si El no lo quiere. Por eso las oraciones deben estar de acuerdo a los decretos de Dios, manifestados de diferentes formas.

Las oraciones del pueblo de Dios no son otra cosa que las promesas recibidas por corazones vivos que desean que Su buena voluntad sea manifiesta sobre la tierra y que estamos dispuestos a aceptarla y acatarla pues hemos llegado a entender que al final, en todo caso, será buena, agradable y perfecta.

Espero ver la película pronto y que los cristianos animemos a otros para que también lo hagan.

Sirviendo con gozo a Jesús,

Ricardo Castillo P.
Pastor Presidente

El Jesús de La Biblia

Juan 20:31 Estas cosas se han escrito para que creáis que Jesús es el Cristo, el Hijo de Dios, y para que creyendo, tengáis vida en su nombre.

Tal vez hayas oído hablar de Jesús de Nazaret, (el Cristo, el ungido). Puedes pensar que lo conoces, pero si no has leído LA BIBLIA, en realidad no sabrás nada sobre él. La totalidad del Viejo Testamento anuncia su venida y todo el Nuevo Testamento da testimonio de sus enseñanzas y acciones.

Su nombre ha sido menospreciado por muchos, pero también muchos han sido sanados y liberados en su nombre. Una cosa es segura: cuando te encuentras con Jesús en las páginas de este libro, entiendes porque es imposible permanecer indiferentes ante él.

La historia bíblica sobre el Mesías es, o el mayor fraude jamás realizado a la humanidad, o en realidad, describe a Jesús exactamente como quien él dice ser: el Señor y Supremo Gobernador del Universo.

Desde un punto de vista lógico, esta historia es, o una narración poética creada a partir de una fantasía para engañarte, o una clara y precisa imagen de Dios, que es nuestro juez (tanto mío como tuyo). Tu decides: si crees conocer a Dios, revisa la fuente de información más veraz sobre el único y verdadero Dios Creador que te hizo a ti y a todo lo demás, lo conocido y desconocido en este universo. Todos son libres de rechazar este libro. Dios nos hizo seres moralmente libres para elegir lo que deseemos. Pero si decides ir en contra de las enseñanzas y sabiduría de la Biblia, lo haces bajo tu responsabilidad.

Debido al protagonista  en este libro, Jesús de Nazaret, el tiempo se ha divido en dos épocas (a.C “antes de Cristo” y A.D.”anno Domini” que significa “año de nuestro Señor”).

Cada año cerca de mil millones de personas celebran su nacimiento su muerte y su resurrección corporal de entre los muertos. Jesús es el único líder religioso que afirmó resucitaría y lo hizo. Abraham, Moisés, Mahoma, Buda Gandhi, están muertos y enterrados. Solamente Jesús esta vivo y te ofrece vida en su nombre.

En este mes de la Biblia, lee el mensaje sobre Jesús, el redentor del mundo y entrega tu vida a él.

Fraternal abrazo,

Ricardo Castillo P.
Pastor Presidente